BULLYING EN EL TURISMO


 

BULLYING

 

 

Jorge Amonzabel LP – 2012

 

 

Cuando nuestras familias salen de vacaciones, no es raro que sean los días más tensos y estresantes del año. Si hay niños menores de doce años, o jovencitos entre catorce y dieciséis, los días serán tirantes y las incertidumbres mayores. Porque las fechas claves de realizar viajes; son días claves para todos. Salir a conocer un destino con la pasión que caracteriza al turista y su familia, es también el sublime motivo de cientos y varios visitantes para alcanzar el muy codiciado destino.

Aeropuertos llenos, terminales de buses o barcos, rebalsando; niños que lloran o niños perdidos; jovencitos que molestan a jovencitas. Agentes que gritan, mujeres que piden ayuda, hombres que gritan socorro. Espacios ocupados, pasillos llenos de transeúntes; maletas y mochilas por todo lado. Interminables colas, para chequear y para llegar a zona de embarque. La tranquila zona internacional convertida en una sala de quejas o la relajada sala de espera ocupada por las y los sagaces viajeros que vencieron las difíciles pruebas, no incluidas en el paquete turístico; para llegar a una, de las muchas paradas que les esperan; del sonado proceso de viaje.

El “frontdesck” de informaciones con cientos de hombres y mujeres acosando a uno o dos siempre sonrientes jovencitos, que con la mayor facha de paciencia tratan de mantenerse en el puesto y poder saludar a sus jefes y responden al viajero: “…desconocemos eso, Señor. Que tenga un buen viaje” “Gracias señora, su nene ya la buscará”. Las esperas cargan los ánimos y las oleadas de frio o de calor  extremo en esos repletos ambientes, encienden grandes llamaradas de impaciencia y de agresión. El orden, para quienes administran los servicios y la disciplina de los gestores en las oficinas de la terminal en el aeropuerto o la estación de trenes; es un gran desorden para el visitante viajero. El turista, aun conociendo al “bullying” que se somete, insiste en pasarla bien y en completar su recreado viaje con satisfacción. Si llega al destino soñado y lo hace como planeó, tiene razones para dormir un buen rato. Mas si llegó y con varios percances, entre los cuales el estrujón del cuerpo, la pisada en el empeine del pie o la golpeadura adrede, solo hacen que el coraje de alcanzar el destino fuera más sacrificado y con mayor dosis de satisfacción. Y aquellos, que por su carácter pasivo, pacifico y parco, fueron apretados, golpeados, avergonzados, insultados, disminuidos y hasta anulados con indiferencia  llegan al destino, uno o dos días después; y ahogan a otros. El maravilloso destino elegido  esta a una micra de ser “borrado” de los catálogos y libros guía de turismo. Y, extrañamente, se repita una y otra vez.

El bullying en el turismo está haciendo más agresiva a la gente. El bullying en el turismo es cada vez mayor y las autoridades y planificadores no resuelven estos eventos o analizan seriamente los efectos en mujeres, niños, ancianos y hombres. Los gobiernos y la empresa del sector, tienen que aceptar  que las condiciones actuales de los servicios, no fueron dimensionados para la cantidad de usuarios que los utiliza. Sobretodo en época alta. Se vulneran los derechos de los viajeros y no se registra el maltrato físico y psicológico de quienes utilizan los servicios. Esta infraestructura, estos espacios, ya no son suficientes. Quienes planean su viaje para descansar o relajarse de la cotidiana vida de transito lleno, bocinas, ruido y, tensión en el trabajo y en la familia; se agotan más y sufren más efectos secundarios por el nerviosismo, ansiedad y presión del entorno. Sería más saludable quedarse en casa y no salir de vacación. Pero, quien puede prohibirles ese gusto. ¡Nadie se los quita! Se someten, dóciles e indefensos, como ovejas; al bullying del turismo.  Tenemos que prevenir el bullying en el turismo. (JA)

Etiquetas: turismo, educación, bullying, amonzabel, medioambiente, conservación ambiental, actividad turística, viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s