TIWANAKU MILENARIA


 

EL GIGANTE TW, TIWANAKU

 Jorge Amonzabel LP – 2012

 

Los investigadores, antropólogos y arqueólogos que han trabajado tierras y suelos en Bolivia, Perú, Ecuador, Chile y Argentina, buscando evidencias de la actividad humana ancestral y en especial de Tiwanaku; entre sus hallazgos, han obtenido objetos con escenas, indicadores y pormenores de lo que fueran las culturas ancestrales particularmente en el territorio americano. Infiriendo la grandiosidad de la cultura, en muchos aspectos; que por los dibujos, simbologías, gráficos y la interrelación de los objetos de vasta iconografía con otras piezas arqueológicas; como son los monumentos arquitectónicos, la infraestructura excavada y, los tejidos. También, los productos agrícolas, las herramientas y armas metálicas; demuestran la intensa actividad social, económica, religiosa y, el desarrollo del conocimiento, las ciencias y la tecnología. Para tres mil años antes de Cristo, en sus inicios  y un apogeo en los un mil quinientos hasta los quinientos, después de Cristo. Se constituye en una cultura referente y expansionista en el continente.

El Gigante TW, como llamare a Tiwanaku, por lo que expone cada evidencia de la cultura, es y será un referente aún desconocido de la grandeza y amplitud de su desarrollo en los más de seiscientas hectáreas de territorio y en el centro, poco excavado; del llamado Taypi kala.

El mentor para mis investigaciones, el sacerdote peruano Oscar Corante, en los años setenta, en expediciones y  trabajos “in situ” descubríamos: El área de Tiwanaku, alrededores y las excavaciones circundantes de la otra infraestructura cerca al templete subterráneo y Kalasalla. Corante describiendo los monumentos y lugares en proceso de excavación, afirmaba: “es aun, un misterio no develado; por la escasa información, de cómo los habitantes de Tiwanaku lograron el majestuoso imperio que viene a consolidar la sabiduría y el conocimiento de lo que llamamos el incario”. Todos los hechos y manifestaciones del incario fueron obtenidos y amplificados de la cultura de Tiwanaku. La espiritualidad, las ciencias, las artes, las técnicas expuestas y el uso de los elementos de la tierra, por los hallazgos en las zonas de excavación ubicadas en el área de influencia de la cultura imperial y la similitud de los objetos y piezas a expresiones tiwanakotas, corresponden a Tiwanaku.  El incario no sería pomposo sin el legado de Tiwanaku.

Si valoramos la construcción del saber humano como un conjunto organizado de las expresiones y actividades del diario vivir que reflejan los habitantes en el mundo circundante y los objetos e imágenes del tejido de la colectividad, podremos aceptar que los hallazgos y las posteriores interpretaciones demuestran la calidad y supremacía de Tiwanaku en toda la región. Desde lo que hoy llamamos norte argentino, costas de Atacama, sur de Colombia y Ecuador, amazonia boliviana. Reseñarse a la historia ancestral y describir los acontecimientos del pasado; escritos por los pocos nativos y españoles que se interesaron hacer conocer las experiencias y hechos de los denominados “indios”, cuando colonizaron América; es referir el patrimonio y legado dejado por los ancestros y exponer acerca la irradiación del pensamiento de Tiwanaku a toda América.

En mis visitas y revisión de los objetos y piezas halladas en Tiwanaku se ha examinado, con detalles sorprendentes; diseños esculpidos en alto relieve en arenisca y piedra y, pintados a uno, dos y más colores en vasijas y cerámicas; de figuras humanas, imágenes antropomorfas, zoomorfas, de animales como pumas, cóndores, peces y; también otra especie de felino, mamífero, víbora, ave y, flor. Se asemejan también, lo que podrían ser figuras humanas en acción: cazador, guerrero, sacerdote, noble o apu; figuras que podrían representar el sol, la luna, los astros, el rostro de hombre, de mujer, objetos de utilería para la caza, cetros reales y sacerdotales. Expresiones de identidad y personalidad concentradas en gráficos que contienen distintas figuras desde seres vivos hasta objetos como alas, figuras trapezoidales, rectangulares, circulares y líneas pares que juntan distintos motivos y gráficos de líneas gruesas sin fin. Se identifican también, particularmente en los monumentos líticos, dibujos de seres de píe, cuerpo completo; erguidos y con alas, agarrando cetros en ambas manos o en una y, en apariencia, vestidos con indumentaria guerrera, real, sacerdotal y algunos con máscara. En varios de los conjuntos de figuras, hay un ser central o principal de frente y otros que lo acompañan de perfil de lado hacia la izquierda y hacia la derecha. La figura principal tiene ambos brazos sosteniendo objetos que podrían representar cetro, copa, o bastón. Las figuras de perfil izquierdo y derecho, sostienen con un brazo un objeto que podría representar un cetro o bastón. En la denominada puerta del sol, los seres alados están apoyados en una rodilla y en algunos de los monolitos están de pie.

El percibir y concebir la imagen en el imaginario ancestral donde la visual está detenida en los objetos quietos representados, podría referirse a lo que en el entorno había, se movía y existía. Animales, aves, ofidios, plantas, humanos y metales. Sin embargo, cada objeto también podía representar una expresión, una acción o un elemento semejante. El agua, la tierra, el fuego, los astros, el aire o la bóveda celeste. La víbora o serpiente, es un ofidio, el puma un mamífero felino, el cóndor un ave; y el pez un biótico acuático y en la simbología, cada ser mencionado  podía ser el coraje, la valentía, la astucia; cualidades que hoy están representadas en palabras y contenidos.

Mi indagación sobre cada figura y en particular hablar de alas, agrega a la descripción, que además de tener la representación del pez de costado, lateral o perfil; también se representa de frente y a la vez se utilizan figuras de aletas. Por ejemplo, en el llamado monolito fraile, en la cintura se esculpen plantas acuáticas, como son, posiblemente las crustáceos; la base, debajo la cintura estén representados, peces y escamas de peces. Sobre la cintura en las muñecas que toman el cetro o copa y, el arma o cetro; hay   la figura del puma y en la parte superior perfiles de cóndores y aves. En las tres partes del sólido monolito están el aire o cielo, la tierra y el agua.

En el friso de la puerta del sol identificamos un ser que, por la figura felina de la cabeza, la cerbatana en la boca tomada por la mano derecha y la cabeza zoomorfa de pez o humana tomada por la mano izquierda, representa un cazador. En la base se tiene otro felino.

Estas figuras son importantes para tejer el ambiente y convivencia de los habitantes de Tiwanaku y en sus consistencias elaborar su historia.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s