CAMINOS ANDINOS


CAMINOS PREHISPANICOS EN BOLIVIA

 

WALDO VILLAMOR MICHEL – 2012

 

 

La red vial precolombina que se extendía a lo largo y ancho del territorio de lo que hoy es Bolivia, no solo comprendió la construcción de caminos que serpenteaban por mesetas, salares, pantanos, cerros y cordilleras, sino un equipamiento de obras de ingeniería y de servicios que brindaban comodidad para quienes los transitaban. Puentes, tambos, tambillos, corrales, graneros y albergues tanto para los chasquis como para quienes transitaban por los caminos, así como también mano de obra para el mantenimiento de las llamadas calzadas, nombre con los que se los conoció durante la colonia, permitieron que el Estado garantizara la conservación de los caminos a través del tiempo, gracias al trabajo comunal de las poblaciones aledañas a los mismos. 

A su vez la variedad de tipos de caminos prehispánicos existentes en la actualidad nos muestran la capacidad de adaptación del hombre al medio y la utilización racional de los recursos naturales de cada piso ecológico que los atravesaban. 

Se tiene caminos que van desde un simple sendero ínter-comunal hasta obras de ingeniería  desafiante a la ley de la gravedad como los construidos en las laderas de los cerros, los cuales atraviesan terrazas artificiales de cultivo, sobre todo en la región tropical de los Yungas. 

Es importante remarcar que al irrumpir Tiwanaku, en el marco del mundo andino desde su núcleo de dispersión cultual ubicado en el valle del mismo nombre, en el sector sur del lago Titikaka, inició la construcción de obras públicas, muestra de aquello fue la presencia calzadas empedradas que fueron construidas con el fin de comunicar unos sitios habitacionales con otros (Ponce 1972:73).

Al manejo de la ingeniería debemos añadir el de la hidráulica, puesto que su aplicación fue importante en la construcción de las rutas de comunicación entre un sitio y otro más distante. Al respecto la antigua capital de Tiwanaku se encontraba vinculada con otros centros poblados a través de vías de las cuales: “han perdurado cuando menos cinco probables caminos precolombinos” (Ponce 1970:97).

 Durante el Inkario el camino real que pasaba por Tiwanaku era utilizado para unir la ciudad del Cusco con el Kollasuyu, posteriormente durante la colonia esta vía facilitó la penetración y dominio español de lo que se llamaría la Audiencia de Charcas.

 

Recién a partir de la década de los setenta, la calzada del Takesi, despertó el entusiasmo del investigador Oswaldo Rivera Sundt, quien dedicó años de trabajo al estudio, descripción, y conservación de la mencionada calzada, desde el cargo de Jefe de Trabajo de Campo en Takesi, dependiente del por entonces Instituto Nacional de Arqueología INAR, logrando elaborar el año 1976 un “Manual de reconocimiento de caminos prehispánicos “, Si bien las fichas de información están hechas en base a la morfología e ingeniería aplicada en la calzada del Taquesi, con ligeras variantes puede ser aplicada para la descripción del resto de los caminos prehispánicos (Rivera 1976). Los resultados  de estos esfuerzos fueron el haber estimulado el interés de la población en valorar la importancia de estos caminos a partir del Takesi, tanto para fines científicos  como de recreamiento  turístico.

 

 

Posteriormente la preocupación del Estado para la conservación de los caminos precolombinos se vio favorecida por la ley del medio ambiente que posibilita el reconocimiento y conservación de las mencionadas calzadas como las de Pasto Grande, El camino del Oro y otros 

 

IBLIOGRAFIA DE CONSULTA

 

Acosta, Juan

1954  Historia moral y nat6ural de las Indias. Editorial Atlas. Madrid

 

Cobo, Bernardo

1956  Obras. Editorial Atlas. Madrid.

 

Concolocorbo 

1974  El lazarillo de ciegos caminantes. Editorial Peisa. Lima.

 

 Chalon, Pablo

1882  El arte de construir de los antiguos peruanos . Anales de la Escuela de Ingenieros civiles. Lima.

 

Gracilazo de la Vega,Inca

1944  Historia general del Perú. Comentarios reales de los Inkas. Editorial EMECE. Baires.

 

Jiménez de la Espada, Marco

1881  Relaciones geográficas de Indias. Madrid.

 

Pentland, Joseph

1975  Informe sobre Bolivia 1826. Ed. Potosí. Potosí.

 

Ponce Sanginés, Carlos

1970  Acerca de la procedencia del material lítico de los monumentos de Tiwanaku. Editorial Burillo. La Paz.

 

Ponce Sanginés, Carlos

1972  Tiwanaku. Espacio, tiempo y cultura. Ed. Burillo. La Paz.

Rivera, Oswaldo

1976  Manual de reconocimiento de caminos prehispánicos. Poligrafiado. INAR. La Paz.

 

Squier, George

1877  Peru incidents of travel and exploration of the land of the Incas. London.

 

Villamor, Waldo y Oswaldo Rivera

1980  Reconocimiento de la vía prehispánica de Lluto. Informes. INAR. La Paz.

 

Vásquez de Espinosa, Antonio

1948  Compendio y descripción de las Indias Occidentales. Washington.

 

Viedma, Francisco

1969  Descripción geográfica y estadística de la provincia de Santa Cruz de la Sierra. Ed. Amigos del libro. Cochabamba.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s