ARQUEOLOGIA DE LA PAZ


 

ARQUEOLOGIA DE LA CIUDAD DE LA PAZ

 

WALDO VILLAMOR MICHEL  LP-2009

 

 

La Paz, capital administrativa de la República de Bolivia se encuentra sobre una cuenca geomorfológica del Plio-Cuaternario, compuesta por depósitos lacustres, glaciares, interglaciares y abanicos aluviales, sujetos a fenómenos de tectonismo y neotectonismo los cuales se encuentran actualmente sometidos a severos procesos de erosión provocados tanto por mecanismos naturales como artificiales.

La constante denudación de los suelos de la cuenca paceña y la construcción de obras civiles ponen constantemente al descubierto materiales culturales de origen prehispánico en diferentes zonas de la ciudad.

La cronología de la ocupación humana en la ciudad de La Paz, se remonta a la IV época urbana de la cultura Tiwanaku, habiéndose encontrado  vestigios vinculados al estadio imperial o Tiwanaku V;  al Señorìo Pakasa , al Inkario y con mucha frecuencia a la época colonial.

Conviene indicar que proyectos de largo aliento orientados a efectuar trabajos de Arqueología de Campo, dentro del área urbana de la ciudad, son muy difíciles de llevarlos a cabo, puesto que el casco viejo, zonas residenciales y la periferie están densamente habitadas y cubiertas de edificaciones.

El conocimiento de la existencia de restos arqueológicos en los términos de la urbe paceña, se originan en forma accidental cuando empresas constructoras o personas particulares al ejecutar movimientos de tierra o excavaciones para la cimentación de nuevos edificios llegan a exhumar ocasionalmente restos humanos con ajuar funerario u objetos arqueológicos de incalculable valor científico.

La tradición popular identifica con el nombre de “tapado” o “chullpa”, al sitio donde se realiza el hallazgo, procediendo generalmente el propietario del terreno a retener indebidamente los objetos encontrados a pesar de las disposiciones legales, y en muy contadas oportunidades informar a las autoridades locales encargadas de proteger el patrimonio cultural.

Se debe puntualizar que la Unidad de Arqueología de Bolivia UNAR, efectuaba tareas de “Arqueología de Salvamento” , en todos los casos en que se comunicaba oportunamente el casual descubrimiento.

Es digno de remarcar que la “Primera Mesa Redonda de Arqueología Boliviana”, fue convocada por la Honorable Alcaldía Municipal de la Ciudad de La Paz”, en fecha 23 de octubre de 1953, cuyos resultados fueron a su vez publicados el año 1957, con el auspiciodel Dr. Jaime Otero Calderón, por entonces Alcalde de La Paz, y Consejo Municipal de Cultura.

El trabajo presentado durante la mencionada Primera Mesa Redonda, por el Profesor Maks Portugal Zamora, se constituye en el primer informe metódico qu demuestra la presencia de asentamientos de origen prehispánico en la hoyada paceña, comunicando el descubrimiento de un total de once sitios arqueológicos ubicados en las calles. Jaen, Macario Pinilla; en las avenidas Frías, General Lanza y Chile, en los barrios y zonas de Miraflores, Chukiaguillo, Achokalla, Tembladerani, Villa Pabón y LLojeta. El material descrito es por demás variado desde torres funerarias,restos humanos hasta fragmentos de cerámica.

Posteriormente se amplió el área de lugares con presencia de material cultural precolombino, vale decir en los barrios de Pampajasi, Achocalla, Chasquipampa y en el centro de la ciudad. Remarcándose que la conservación de los restos arqueológicos exhumados dentro de la mancha urbana se patentiza tanto en el Museo Nacional de Arqueología como en el de Metales Preciosos.

La apretada síntesis expuesta es una pálida muestra del potencial arqueológico yacente en el subsuelo de la ciudad, el cual debe ser protegido a fin de precautelar la valiosa información que una vez procesada nos dará a conocer el desarrollo socio-económico y político de los primeros pobladores de la ciudad de La Paz.

Los testimonios arqueológicos de La Paz, requieren de una enérgica y urgente aplicación de las políticas de protección que el Estado le confiere por ley al actual Ministerio de Culturas, puesto que al no haber desarrollado las culturas andinas la escritura, estos restos constituyen  en los documentos de nuestro pasado que se remonta a culturas de la magnitud de Chiripa y Tiwanaku.

 

NOTA: Derechos reservados, prohibido su reproducción, para utilizar este material pedir autorización  al  e-mail  waldovillamor@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s